Greenshines es "ese blog de tetas" POR ISRAEL GREENSHINES

Greenshines en tu email

Hay una guerra en Internet y te están usando de munición

Si mañana abres un restaurante de lujo con dinero de 4 amigos y empiezas a regalar la comida a todo el que quiera entrar, probablemente tu restaurante será el mas popular de la ciudad, el que siempre tiene cola de gente en la puerta esperando para entrar, pero eso no quiere decir que las cosas vayan bien, tus cuatro amigos estarán pensando en que empieces a generar dinero con ese restaurante. Uno de ellos incluso estará tentado de ir a tu casa a partirte la cara cuando vea que el tiempo pasa y no solamente no estás generando dinero sino que ya consumiste el que te dio. Para que se entienda: no es lo mismo ser popular que tener éxito como empresa. Ser popular está bien pero por sí solo no genera dinero. Para tener una empresa con éxito necesitas generarlo.

La guerra atroz que hay entre las redes sociales es una de las más encarnizadas que recuerdo desde el principio de Internet. Ocurre porque muchas son como el restaurante gratis que montaste con el dinero de tus amigos: tienen inversores que pusieron el dinero para la fiesta, pero que se están poniendo nerviosos al ver que pasan los años y nadie está rentabilizando nada. Ven como el dinero que invirtieron no solo no está produciendo el beneficio que esperaban si no que se está evaporando. Por su parte algunas redes sociales consideran a los inversores como una buena forma de mantenerse, mientras puedan convencerlos de que sigan dándoles dinero.

La manera que tienen de persuadirlos casi se podría denominar de engaño entre comillas. Muchos de los inversores no entienden la diferencia entre la popularidad y la rentabilidad. Los inversores son gente que en su mayoría no conocen bien internet, tienen la mayor parte de su dinero invertido en empresas fuera de internet, y creen que las cosas funcionan igual adentro que fuera. Para ellos ver que miles de personas visitan una página cada día, es un potencial real como lo sería invertir en una tienda que está en el centro comercial más popular del momento. Creen que basta con que se les ocurra algo que vender para que ese el proyecto se transforme en un éxito seguro.

Pero internet no necesariamente es así. Por el contrario, si tienes un grupo de usuarios que está acostumbrado a que se lo des todo gratis, y tu proyecto es muy popular por eso, en el minuto en el que decidas cobrar un céntimo por algo, ese mismo amor que te tenían se transforma automáticamente en odio y venganza. El usuario nunca es consciente de que cada cosa que hace, el mero hecho de subir una foto a un lugar, cuesta dinero, y si él no lo está pagando, lo está pagando otra persona. Cuando decides cobrarles lo ven como si fuera un derecho que les estás negando. En cuanto hagas tu servicio de pago abrirán 10 más gratuitos y la gente se irá, nadie te va a echar de menos.

Antes de que existieran los smartphones y las aplicaciones, si querías compartir una foto en el mismo momento en que la habías hecho en el medio de la calle con tus amigos de internet, sólo tenías una posibilidad de hacerlo: TextAmerica. TextAmerica era una página en la que podías crear algo que en aquella época se llamaban moblogs. El sistema era muy simple: enviabas un MMS con la foto y un texto a un número de teléfono que te daban y automáticamente la foto aparecía en tu perfil personal de TextAmerica. TextAmerica se convirtió en una de las páginas más populares de internet para la época: el primer fotoalbum online. Pasado el tiempo decidieron cobrar 5 dólares mensuales a sus usuarios por el servicio. La gente entró en cólera, y automáticamente se mudaron a Flickr, un fotoalbum que no era tan popular en esa época. Hoy en día Flickr es Flickr y TextAmerica no existe.

Seguramente si buscas la historia de Flickr en internet leerás diez mil fábulas maravillosas de lo bien que lo hicieron, pero nadie te dirá cuál es el origen real de su éxito.Los desarrolladores saben esto, pero los inversores no. Así que en lugar de buscar una manera creativa de transformar su restaurante gratuito en un negocio rentable, saben que lo más fácil y lo más directo es seguir buscando inversores que les financien el proyecto indefinidamente con la promesa de que algún día van a rentabilizar todo eso de una forma o de otra.

En la guerra del tráfico en internet lo importante no es ganar sino que el otro pierda. Si TextAmerica no hubiese perdido, por ejemplo, Flickr no sería hoy lo que es. Porque cuando la gente encuentra un espacio que cubre bien sus necesidades no busca otro. Una misma persona no suele tener un perfil en Google Plus si ya tiene uno en Facebook, o al menos no lo utiliza con la misma asiduidad. Para que uno funcione el otro debe fracasar. Si mañana por la razón que fuese Facebook pasase a mejor vida, automáticamente Google Plus seria la estrella. Esto pasa en internet incluso entre iniciativas que no parecieran tener tanto en común, pero en internet todo el mundo tiene una cosa en común: el tráfico. Cuando una empresa en internet pierde, todas las demás ganan aunque no estén en el mismo sector.

Hace tiempo, no recuerdo bien la fecha, sería el 2004 o el 2005, apareció una nueva página que ofrecía un servicio muy novedoso: alojar tus vídeos. En ese momento eran casi los únicos. En esa época el rey de internet era Myspace. Los usuarios de Myspace pensaron que era divertido subir vídeos a esa nueva web y después incrustarlos en sus perfiles de Myspace (videoclips, vídeos personales, etc). La página que alojaba los vídeos se empezó a hacer popular muy rápido. Cuando Myspace vio que una página se estaba haciendo popular en internet gracias a ellos sin que pudieran sacar ningún beneficio (aparente, porque el beneficio que sacaban es que la gente estaba contenta subiendo vídeos a Myspace sin que a myspace le costara un duro) decidió de la noche a la mañana cerrar el grifo. No más vídeos de esa página en Myspace. Cuando la gente intentaba incrustar un vídeo simplemente no cargaba. La página de vídeos entonces reaccionó poniendo en su portada un cartel muy grande con un fondo rojo y letras negras pidiéndole a la gente que enviase un email a Myspace pidiendo que volviese a reactivar la incrustación de vídeos. Todo su tráfico y su popularidad venía de allí, sin Myspace no eran nadie. Hoy sin embargo, Myspace podría decirse que está muerto, y aquella página de vídeos es Youtube. Cuando vayas a internet a buscar cómo empezó Youtube te contarán mil fábulas pero nadie te dirá que Youtube es lo que es hoy gracias a que Myspace les volvió a abrir el grifo.

Internet está lleno de historias similares y la mayoría de las páginas están donde están porque en algún punto aprovecharon el tirón de otras. Antes todo el mundo era inocente y todos eran proyectos mas o menos personales. Pero ahora todo el mundo ha perdido la inocencia, hay mucho dinero de por medio y nadie quiere hacer el papel del Myspace que le abrió el grifo a Youtube. Así que internet de hoy se parece más a un campo de batalla que al ecosistema de la cultura libre para todos del que todavía hablan unos cuantos trasnochados. Todos contra todos.

La guerra en Internet tiene dos caras, una buena y otra mala. La buena es que la guerra se puede transformar en regalos para nosotros en forma de mejoras web y nuevas aplicaciones para nuestros teléfonos. La mala es que sufrimos los daños colaterales de las puñaladas por la espalda que se dan unos a otros en forma de "incompatibilidades" entre sus servicios que hacen que sea cada vez más difícil e incómodo usarlas.

Twitter, el que peor lo lleva, se ha convertido en una red antipática, con aplicaciones feas, que desesperado por su incapacidad de trazar un plan efectivo para ganar dinero, le hace la vida imposible a los desarrolladores de clientes para twitter: compran las aplicaciones y las destruyen o les ponen restricciones que directamente las matan pretendiendo así que la gente use la versión web. En un análisis resumido y personal diría que Twitter lo hace porque necesita enseñar números para calmar a sus inversores, números en forma de visitantes únicos en la web a los que enseñarles publicidad; como la mayoría de la gente está usando aplicaciones externas para acceder a twitter, ellos se dedican a comprar clientes de twitter que estén teniendo éxito y matarlos, y al mismo tiempo poner la suya tan incómoda y fea que prefieras ir a la web para usar twitter. Legítimo, desde luego, todos tenemos que comer. Pero es una mierda de solución que terminará por matarlos o al menos por aburrir a sus usuarios más activos que son los que padecen todo esto.

Los movimientos raros no sólo pasan con twitter, también ocurre con Gmail: cada vez que recibes una notificación de Facebook a tu correo de Gmail, google la tira directamente a la carpeta de SPAM para que nunca la recibas y así, imagino, darle más vuelo a Google Plus. O como Instagram ha dejado de ofrecer sus imágenes dentro de twitter para que la gente tenga que ir directamente a la página de Instagram si quiere ver las fotos compartidas en Twitter y así tener números y tráfico web que de un poco de vida a las acciones de Facebook (actual dueño de Instagram). En este caso quizás es más ingrato porque TODO EL MUNDO SABE que si Instagram es lo que es, es porque en su día existió twitter y fue el lugar donde todos compartíamos las fotos de Instagram y donde se popularizaron. De manera que todas, absolutamente todas, son empresas sin memoria, desagradecidas, traidoras y víctimas de lo que sufre todo el mundo en USA: Víctimas del crédito, víctimas del dinero prestado por otros y de aparentar que todo te va mucho mejor de lo que te va para que te sigan prestando mas dinero.

Por otro lado, si algo podemos agradecer en esta guerra es que tiene un lado positivo. La guerra ha forzado a cada uno a mejorar su servicio. El primer regalo nos vino de parte de Twitter que pensó que una buena forma de competir con Instagram ahora era añadir filtros a las fotos que subimos desde su aplicación. No tengo claro si fue un regalo que hay que agradece porque los filtros son feos, diseñados con desgana. Twitter es la única red social que a cada nueva versión de su aplicación consiguen estropearla un poco más y hacerla peor que la anterior.

Google, por su parte, nos regaló la semana pasada su fantástica actualización de Google Plus para Iphone, los mapas para el Iphone (en respuesta a una guerra que mantenía con apple y de la que habrás oído hablar), una nueva versión de Gmail para IOS y Youtube Capture. Google plus es una de las redes sociales más sólidas de todas y diría que mi favorita. No ha sido nunca la red social de moda, lo cual es algo positivo, y desde el primer día ha estado poblada por gente creativa, editores de webs y en definitiva gente que además de consumir contenido lo crea, que para mí es la gente más interesante a la hora de seguir a alguien en una red social. Hay quien se empeña en comparar Google+ vs Facebook, cuando son dos redes sociales completamente diferentes al menos a día de hoy. Mientras en Facebook vas a encontrarte con las fotos de tu tía, tu prima y compañeros de clase que han engordado, en Google+ a poco que hagas un esfuerzo selectivo vas a encontrar a gente bastante interesante.

Como comentaba antes, de parte de YouTube tuvimos Youtube Capture, una aplicación que te permite subir vídeos a Youtube desde el teléfono y de paso solventa uno de los mayores desastres del vídeo proveniente de teléfonos móviles en Internet. El síndrome de vídeo vertical.

Youtube lo soluciona de una manera muy sencilla, no dejándote grabar vídeos con el teléfono en posición vertical. Adiós al problema y gracias por todo Youtube.

Flickr en un timing casi perfecto y en sincronía con el revuelo formado al rededor de Instagram y sus incomprendidos términos y condiciones, se sacó de la manga su nueva aplicación para Iphone, que resultó ser la mejor aplicación para compartir fotos de la historia del Iphone. Como resultado mucha gente se está mudando de Instagram a Flickr, la vuelta del hijo pródigo. Veremos si no es más que una moda pasajera o esto termina de "matar" a Instagram. Instagram no va a morir, está claro, pero puede salir muy mal herido con todo esto y quedar poblado únicamente por una masa de rezagados, los zombis de Internet, aquellos que tardan más de lo normal en mudarse de red social y se quedan años en lugares que ya están muertos sin saber muy bien qué está pasando. Generalmente los zombis terminan arrojándose unos a otros todo tipo de memes antiguos y frases pretenciosas entrecomilladas y con paisajes de fondo.

Y para terminar el día de hoy Tumblr nos ha regalado hace unas horas Tumblr para IPad. Una aplicación de esas que dan ganas de abrirte una cuenta en Tumblr, si no la tienes ya, y empezar a usarla.

La guerra como siempre pasa la terminará ganando el que más aguante. Las guerras son así, gana siempre el que tiene más capacidad de aguante, mas dinero, mas recursos. Google no le debe nada a nadie y tienen dinero, mucho, así que sólo tiene que esperar a que los demás se maten entre ellos o a que se les acabe el dinero; lo que antes suceda. Si tuviese que apostar por alguien sin lugar a dudas Google sería mi elección.

Publicado por Israel Greenshines el 20.12.12