previously on LOST

Venía dispuesto a hacer lo de siempre. Quería descifrar el episodio, hacerle una vivisección, despellejarlo, quejarme, gritar, llorar y finalmente, quemarlo… pero amigos ¿Qué es lo que esperábamos al ver esta sexta temporada entonces?
Lost son líos, y los líos son Lost. Por eso nos gusta, porque son capaces de tenernos hora y media con un enorme interrogante encima de la cabeza sin aburrirnos.
Paso de despellejarlo. Paso de quejarme. Paso de gritar. Paso.

Esto es LOST señores, si no nos hemos enterado en seis temporadas, es que entonces nos hemos estado dando de cabezazos contra la pared y ya está.
Una sola queja: Por favor, suban el presupuesto de la serie.

Esa CGI del principio ha sido digna de un juego de Playstation del año 98. Ese poblado de Los Otros (TheOthersVille?) parece hecho de cartón piedra, esa fuente de la eterna juventud, parece la fuente en la que yo hacía botellón con quince años…

PAGUEN MENOS A LOS ACTORES, Y MÁS PRESUPUESTO PARA PRODUCCIÓN, pero miren, hasta esto me parece bien. ¿Por qué?

Este episodio ha tenido un ambiente de bambalinas que me ha gustado.

No soy fan del arte escénico, no voy al teatro desde los tiempos en los que hacía campana y me metía en la clase de un profesor excéntrico que había en mi instituto, pero me ha gustado que el 80% de este episodio pudiera haberse representado en un escenario. La escena entre Locke y Jack del aeropuerto creo incluso que tenía esa intención… y, repito, no sé por que, pero me ha gustado.
Por lo demás, simplemente os tengo que decir que llevamos cinco años y seis temporadas comiendo sopa de Xs de primero (que bien llevado no?) y estofado de interrogantes de segundo, y yo ya, la verdad, me he acostumbrado al menú.

Oh, una última curiosidad…
Comparación entre la primera escena del episodio piloto, y la primera escena de esta sexta temporada:

Para finalizar, simplemente dejaré esta imágen como resumen del episodio, y casi, de toda la temporada en general, porque, a pesar de lo que dice John Locke sobre él mismo, no es tan patético, si no que sabe lo que dice.

05/02/10 | enlace

Más cosas

Además de escribir aquí en Greenshines envío un email con cosas que encuentro por Internet: enlaces a sitios que poca gente conoce, vídeos, fotos y mi opinión sobre algunos temas entre otras cosas. Algunos de los contenidos, pero no todos, pueden ser para mayores de 18 años.

No es un newsletter, es literalmente un email que empecé escribiéndolo y mandándolo a 4 ó 5 amigos a los que les gustaba lo que encontraba por internet cuando aun no existía ni Facebook, ni Twitter ni nada de eso, un email escrito a mano por mi. Con el tiempo más y más gente ha ido apuntándose a recibir ese email que empecé a enviar hace muchos años y ahora estamos a punto de ser un millón. No bromeo, es increible, ese es realmente el número de personas que leen mi email cada día. La cifra la da Mailchimp aquí abajo al final de la página.

Si quieres que te apunte a la lista de personas que reciben el email de Greenshines, puedes dejarme tu email aquí abajo.

Es obvio que tu email será tratado con el mismo respeto que trato el email de cualquier amigo mio y no te enviaré spam de ningún tipo.

Muchos de los lectores de mi email se reúnen en un foro que se llama Tabloide, esta es la dirección del foro: http://tabloide.es, pásate por allí es uno de los foros más populares en español.

Yo por mi parte además de escribir aquí en Greenshines.com y enviar el email de Greenmshines suelo subir a veces fotos a mi cuenta de Instagram y decir cosas en mi cuenta de Twitter.

GREENSHINES.COM