Se fabrica un simulador de vuelo en el garaje.

Imagino que la felicidad suele consistir en eso. En hacer justo lo que te da la gana. Me puedo imaginar los comentarios de sus vecinos o amigos cuando no lo tienen delante. Pero el se monta en su avión y dice que puede volar a cualquier lugar del planeta. Yo le creo.

21/04/12 | enlace

GREENSHINES.COM