Todo es mentira

Durante toda la semana pasada, Matthew pasó a ser el freak más comentado de todo internet por haberse convertido en un gafapasta de por vida. Pero el que remotamente pensase que este héroe de foro ruso consiguió su fama por sí solo estaba muy equivocado: Never Hide Films es la respuesta. O en resumidas, Rayban y sus virales.

¿Acaso te parecía muy normal que este chico se abriese un perfil en Flickr hace 20 días con solamente las fotos del making off del tatuaje y cuatro más de relleno?. Lo admito, ese es el tipo de cosas que me gusta investigar a mi…


Qué cásual todo, con las Wayfarer y sin el sol de frente…

Pero hablar de Matthew era sólo para dar pie a los personajes que llaman aún más nuestra atención: Jason Wood y su perro Oden.

Este vídeo lo vi horas después de que esa extensión de Ogrish que ha pasado a ser las noticias de Tele 5, emitiese un brutal apaleamiento a un pastor alemán parando justo antes de darle el golpe de gracia.

Jason es la versión más madura y sensible -pero igual de tatuada- de Matthew. En una traducción libre de lo que dice en el vídeo podemos escuchar:

“He estado en prisión 10 años, a decir verdad no se ni quien era entonces. No pienso como pensaba antes y miro hacia atrás y veo la persona que era y sólo veo a un muchacho patético que tomaba decisiones basadas en el miedo. Una vida basada en el temor, en cortinas de humo… fue una época bastante oscura en mi vida. No estaba cuidando de mi espiritualmente y tampoco creo que pudiese haberlo hecho.

Él -el perro- estuvo ahí todo el tiempo, desde el principio hasta el final. Sin juzgarme, junto a mi, como si fuese un día mas, sabiendo que estaba haciendome daño a mi mismo. Se sentaba junto a mi y mis amigos en el sofa, gente muy pobre, gente enferma. Mis amigos venian a mi casa y él se quedaba junto a ellos y no se movía, era muy leal, muy fiel con las personas a las que yo amaba.

Todos mis amigos tienen historias sobre ese perro…

Con su ejemplo me enseñó a amar y yo lo amé. Yo no lo enseñé a amar, él me enseñó a mi.

  • Habla por teléfono y dice: Ya es hora de dejarlo ir ¿verdad? está con mucho dolor, puedo verlo […]”


Lloré y pensé en mi perro y en el pobre Oden. Y volví a ver el vídeo…



¿Perdona?


Una cosa es partir de la base de que en internet no hay que creerse nada de primeras y otra muy distinta esto. ¿Y este documental no iba sobre los últimos minutos de Oden? ¿Por qué tiene menos planos Oden que las Rayban-modelo-de-moda?

Pues te voy a decir algo, ese perro posiblemente no estaba para eutanasiarlo y ese líquido rosa que se supone que están inyectándole se llama Euthasol y no se suele poner así por las buenas, se suele sedar al perro antes porque debido a su espesor haría llorar al más fuerte y el pobre Oden está ahí bien despierto. Bueno… ya me entiendes…

Así que ya sembradas las dudas de que este vídeo no sea algo más allá que una promoción/viral de gafas hecha con gusto y sensibilidad, esperemos tan sólo que Oden siga vivo.

No dejemos de lado que Jason fuma durante gran parte del documental una marca de cigarrillos muy popular (y muy cara) entre los hipsters en Estados Unidos, American Spirit, y que el vídeo esta grabado dejándonos ver las virtudes del HD de la cámara fotográfica Canon 7D, parece que las marcas se unen para crear virales más fuertes en Internet. Esto no ha hecho más que empezar…

Para los insensibles: los modelos de gafas son Rayban RX 5121 y RX 5165 y la banda sonora del docudrama viene de la mano de Justin Vernon Aaron Dessner con la canción Big Red Machine

19/01/10 | enlace

GREENSHINES.COM