OTRAS WEBS DE GREENSHINES: Tabloide Blueshines Greenshines

La Sociedad Chin Wing Chun

La Sociedad Chin Wing Chun ofrece protección y ayuda a los ciudadanos chinos en Vancouver con apellidos ‘Chin’, ‘Chan’, o ‘Chen’ desde 1925.

Además de eso sirve de club social para los ciudadanos chinos con apellido ‘Chin’, ‘Chan’, o ‘Chen’ y para sus invitados ocasionales. Hoy he quedado con alguien en la segunda planta de este lugar para un tema bastante importante, pero es mejor que empiece por el principio.

Hace unas semanas conocí al dueño de una tienda del barrio chino de Vancouver.

Entré a la tienda porque desde fuera vi que vendía lagartos secos, me quedé un rato mirándolos y él me preguntó si queria llevarme alguno. Imagino que se estaba riendo de mí, evidentemente sabía que no quería llevarme ninguno. Le expliqué que de donde yo vengo venden peces voladores, muy parecidos a esos lagartos secos, en los quioscos. No es cierto, bueno quiero decir que sí es cierto, pero a pesar de que huelen casi tan mal como esos lagartos y la forma de secarlos es bastante parecida, no son ni de lejos tan bonitos como estos lagartos qué él vendía.

Disfruto enormemente ante la imagen y la idea de usar animales como objetos de decoración, especialmente si están vivos aún, y estos lagartos me parecieron extraordinarios. De no ser comestibles, podrían usarse perfectamente como decoración, imagínate usarlos como aspas de un ventilador, a poder ser estando vivos (por poner un ejemplo). Recuerdo una historia que no viene al caso, acerca de una élite adinerada que usaba insectos vivos como joyas, escarabajos engarzados en oro, con una cadenita de oro también y atados a la solapa se iban paseando por su hombro mientras ellos cenaban, o monos encerrados dentro de lujosos jarrones chinos en los que sólo se les dejaba la cabeza fuera y servian como decoración de enormes mesas llenas de comida hasta que morían de inanición.

En fín lo que estaba contando, el hombre este me preguntó a qué me dedicaba, estuvimos hablando de pintura y le pregunté por una persona, china también, de la que hace años oigo hablar y a la que muy poca gente puede ponerle cara. Me comentó que no sólo lo conocía sino que si le daba un par de días (y un par de billetes) podría conocerlo yo también.

La persona por la que le pregunté es un miembro de la sociedad Chin Wing Chun y además es muy conocido entre los pintores de todo el mundo por fabricar un medio* para óleo casi imposible de conseguir y por lo tanto bastante caro.

Si bien conseguir un poco de ese líquido maravilloso ya es el sueño de muchos pintores, poder comprarlo directamente de él es prácticamente imposible sin esperar un par de años apuntado en una lista de espera. Comprarlo directamente de él es importante porque como es de imaginar hay mucha gente vendiendo desde un poco del producto original cortado con vete a saber qué, hasta directamente barniz de lata haciéndolo pasar por el producto.

como he dicho antes, la lista de espera para comprar es de años, es una sola persona “cocinando” y cientos de pintores deseando comprar aunque sea un par de gotas del producto. Aún sabiendo desde siempre que este señor vivía en Vancouver, ni me planteé siquiera tener la oportunidad de poderle comprar nada.

Gracias a la intervención del dueño de la tienda de Chinatown, y lo que me cobró por ella, pude saltarme la lista de espera y encontrarme con esa persona para comprar 120 ml del preciado líquido. Ni una sola gota más, ese era el trato.

Que yo haya venido a pintar a Vancouver y que conociese a alguien que conocía a esa persona lo suficiente como para ponerme delante en la lista de espera, parece una casualidad de esas que no lo son.

Para que te hagas una idea apróximada acerca de quien estamos hablando, esta persona es el Walter White de los medios aquídicos, el tercero de los hermanos Van Eyck. Por el aspecto que tenía cuando quedé con él hace unas horas, parece que vaya a morir pasado mañana llevándose con él el secreto mejor guardado de la pintura al óleo del último par de siglos. Según me ha contado, su tío lo enseñó a fabricar este producto sin nombre cuando él llegó con 14 años desde la provincia de Hunan a Vancouver y ambos lo estuvieron fabricando y vendiendo desde su casa, hasta que su tío murio en los 70. Desde entonces, claro, la producción cayó justo a la mitad y su precio casi se multiplicó por dos. No ha tenido hijos y no ha enseñado a nadie, así que a no ser que la persona que enseñó a su tío enseñase a alguien más, cosa poco probable, la historia terminará aquí con él.

Este tarro (120 ml exactos) que estás viendo cuesta $6500 dólares canadienses unos 4300 euros. Mucha gente pagaría el doble por poder saltar la lista de espera. Quiero que entiendas que no estamos hablando de un producto con propiedades mágicas o relativas sino de algo que está en los cuadros de los pintores realistas más conocidos del último siglo.

A los ojos de cualquiera, puede parecer caro, no lo es. Hay cocineros, por ejemplo, pagando miles de dólares por algunos ingredientes y a pesar de que a mi o a ti puede parecernos una locura, estoy convencido tambien de que ellos tienen sus razones para pagar ese dinero. No por esto que acabo de decir debes caer en el tópico de pensar o mencionar que un cocinero y un pintor tienen cosas en común, porque no es así. Los pintores, los de verdad, los que se preocupan por la composición química de sus cuadros son los principes de las artes y un cocinero, incluso el mejor cocinero, es… eso, un cocinero.

*Medio: Un medio es un diluyenteque que sirve para fluidificar la pintura pero que no se evapora, como pasaría por ejemplo con la escencia de trementina sino que formará parte de la capa de pintura para siempre. Hay muchos tipos de medio, que no vamos a nombrar aquí porque creo posible que no te interese el tema en los más mínimo y porque puedes aprender de ello simplemente haciendo una búsqueda en Google.

14/05/14 | enlace

Además de escribir aquí en Greenshines.com y enviar el email de Greenshines suelo subir a veces fotos a mi cuenta de Instagram y decir cosas en mi cuenta de Twitter.

GREENSHINES.COM