Paradojas: La fea que esta buena.

Una de mis teorias a la que denomino “teoria del síndrome del autobus” consiste en lo siguiente: Cualquier tía que se monta en un autobus en un viaje que consista en mas de 20 minutos de trayecto, automaticamente, aumenta en un 200% su atractivo sexual a ojos de los demas. Esto es debido a que al estar encerrado y aburrido en el autobus empiezas a ver con mejores ojos a cualquier persona del sexo contrario solo por entretenerte. Seguramente te habras descubierto a ti mismo, plantenadote si mantendrias una relación sexual con alguien a quien ves dentro de un autobus y que en otra circunstancia no habrías ni mirado a la cara. Eso es el sindrome del autobus.

Cuento esto solo para explicar que el caso que vamos a ver a continuación no es el típico caso de “el sindrome del autobus”, si no mas bien una paradoja. Paradojas las tenemos de todos los colores y con nombres muy carismáticos, como por ejemplo: la paradoja de Rusell, la paradoja de Teseo o la paradoja de Newcomb. Esta que nos ocupa hoy es “la paradoja de la fea que esta buena”. Cómo, a veces, se retuercen la lógica y la realidad y ponen ante tus ojos algo imposible. Una fea que está buena.

Y esto es todo, no hay mas fotos. No es una galería. Es solo una imagen, una paradoja, un capricho del universo.

06/07/10 | enlace

GREENSHINES.COM